Versión para imprimr

Fernando González Bernáldez (Salamanca, 1933 - Madrid, 1992) se crio en Salamanca, donde acompañaba a su padre en paseos por las dehesas. En sus primeros años mostró una gran aptitud para el dibujo, cuando cazaba mariposas, las dibujaba y mandaba los dibujos a Madrid a un religioso entomólogo, antiguo profesor de su padre, para su determinación taxonómica. Dicha aptitud le sería muy útil durante su vida profesional para complementar sus ideas con apuntes, bocetos, dibujoBernaldez de niños y esquemas.

A pesar de su interés por la naturaleza, empezó a estudiar la carrera de Derecho en la Universidad de Salamanca. Sin embargo, en 1953 decide trasladarse a Madrid para estudiar Ciencias Biológicas en la Universidad Central. Obtuvo la licenciatura en 1959.

González Bernáldez fue un naturalista por vocación y por dedicación, desde su interés juvenil por las mariposas hasta su obra de madurez sobre las gramíneas madrileñas. Su curiosidad científica le llevó, sin embargo, a indagar más allá, en muchos aspectos más teóricos y complejos de la organización y el funcionamiento de los ecosistemas.

Su prestigio científico se cimentó en muchas y originales aportaciones a la ecología de sistemas terrestres y a diversos aspectos de las relaciones entre los humanos y la naturaleza. Pero, además, González Bernáldez fue siempre muy respetado entre los conservacionistas y los ecologistas por su compromiso en defensa del medio ambiente.

Bernaldez con un grupo de estudiantes en los años 80Quizá su obra más conocida sea Ecología y paisaje, publicada en 1981 y reeditada en 2011 por la Fundación que lleva su nombre. En este libro sintetizó su amplia cultura ecológica y sus originales aportaciones en torno a la estructura ecológica del paisaje y a los modos en que los humanos lo percibimos y apreciamos.

González Bernáldez trabajó en el CSIC, en la Universidad de Sevilla y en la Universidad Autónoma de Madrid. Fue Catedrático de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid desde 1975 hasta su prematura muerte en 1992.

Muchos de sus temas de investigación, Doñana, Guadarrama, las dehesas, los humedales… fueron también objeto de sus preocupaciones como ciudadano y como intelectual, que trató de hacer llegar a los políticos y al conjunto de la sociedad. De ahí también su interés por la educación ambiental, que ayudó a promover y difundir en España como parte de una nueva cultura hacia el entorno natural. La autorizada y comprometida opinión de Fernando González Bernáldez influyó decisivamente en el curso de la moderna conciencia ambiental en España, gestada en las décadas de 1970 y 1980.

La convicción de que en la educación ambiental se encuentra la clave para la solución de los problemas ambientales llevó al profesor González Bernáldez a tomar numerosas iniciativas en este campo. La difusión de las recomendaciones emanadas de la UNESCO sobre este tema, en cuya elaboración participó, y las primeras reuniones nacionales sobre educación ambiental constituyen parte de su obra. También González

Bernáldez inició las primeras investigaciones tendentes a valorar los efectos derivados de la aplicación de programas de educación ambiental.

Al cumplirse el décimo aniversario de la desaparición de Fernando González Bernáldez (1933-1992), la Fundación que lleva su nombre editó, a modo de homenaje y recordatorio, el libro Figura con paisajes. Este volumen ofrece un completo panorama de su vida y obra a través del recuerdo de sus amigos y discípulos, del comentario de ecólogos actuales sobre las principales líneas de su labor y de una selección de su propio trabajo. Todo ello acompañado de abundante material gráfico, en su mayoría original del propio González Bernáldez, que fue también un extraordinario dibujante. Figura con paisajes es, en suma, un homenaje a un científico cuya labor es de imprescindible conocimiento para todos los interesados en la naturaleza y el medio ambiente.

Además, la Universidad Autónoma de Madrid, ha dedicado uno de sus centros a la memoria del profesor Bernáldez. Se trata de la Biblioteca de Ciencias "Fernando González Bernáldez", situada en el campus de Cantoblanco de la UAM. En la entrada del centro, un panel informativo explica a los usuarios el sentido de esta denominación, resumiendo brevemente "El legado de González Bernáldez". En el mismo campus también se le ha dedicado una rotonda, poblada de jaras y otras plantas mediterráneas propias de los paisajes que tanto amó.

Compartir